No hay lugar como el hogar. Miles de mexicanos han constatado esta realidad, principalmente después de los sucesos ocurridos en el 19 de septiembre de 2017, sin embargo, a un año del sismo la arquitectura sustentable ha comprobado que es posible lograr reconstruir la vida de muchos ciudadanos a través de la cargotectura.

Mientras muchas de las personas que tuvieron daños considerables en sus hogares a raíz del sismo aún no tienen un panorama claro de reconstrucción en San Pablo Chimalpa, uno de los cinco pueblos que conforman la alcaldía Cuajimalpa, un desarrollo sustentable fue la solución más accesible y rápida para Maribel Alba y su familia.

Naturalmente el primer paso fue conocer a profundidad lo que el uso de esta tecnología implica, sobretodo en la concepción de lo que los mexicanos consideramos como un hogar para vivir por años, pero conforme el proyecto ha ido avanzando las ventajas salieron a la luz como la posibilidad de ampliar el proyecto a futuro reduciendo los costos de una construcción tradicional.

Y es que la arquitectura con contenedores se ha acelerado en la medida en que las personas conocen sus ventajas reinventando la forma de entender lo que es una casa. Una realidad es que el diseño de un proyecto con contenedores puede resolver las mismas necesidades que una construcción tradicional, pero además el costo de transformar un contenedor en tu hogar es mucho menor que comprar una casa en el lugar más barato de la ciudad. 

Por otro lado en promedio, un desarrollo de cargotectura tarda un par de meses en estar de pie y listo para ser trasladado, desde el momento en que se realiza la compra, y toma aproximadamente un par de meses adicionales habilitarlo como un hogar, es decir que en menos de 6 meses puedes tener una casa nueva, algo que con los métodos tradicionales es muy costoso y poco recomendable.

Es gracias a estos atributos de la cargotectura que la familia de Maribel Alba podrá tener un hogar antes de lo previsto y además se suman una corriente de pensamiento de habitabilidad sustentable.