La arquitectura sustentable se ocupa de los impactos negativos ambientales de las construcciones, esto mediante el uso de nuevas alternativas de infraestructura, materiales, energía y espacios que reducen el impacto al ecosistema y comunidades.

Esta opción conocida como Cargotectura considera al cien por ciento la reutilización de recursos naturales y materiales, así como las condiciones del sitio para la construcción sin perjudicar el entorno al utilizar materiales que reducen la huella ambiental.

Arquitectos y constructores consideran la innovación en diseño, aprovechamiento de luz natural y optimización de recursos para una construcción funcional. Al utilizar esta solución de arquitectura, la elección de los materiales de construcción juega uno de los papeles más importantes al evitar provocar impactos negativos al medio ambiente. La utilización de materiales reciclados ayudan a reducir el consumo de recursos, las construcciones en seco ahorran hasta un 70% el consumo de agua, la utilización de bambú para uso comercial en lugar de madera y un sin fin de opciones. Cuando es posible, se pueden ocupar materiales que se encuentren cerca de la construcción así se reduce la necesidad de transporte o la fabricación de material adicional.

La utilización de contenedores para vivienda y/o negocios se ha convertido en una tendencia que va en aumento. Edificios, oficinas, bibliotecas, hoteles, hospitales, casa de campo o playa, restaurantes, cafeterías, escuelas y hasta parques para niños se han construido con contenedores, mismos que antes se utilizaban exclusivamente para transportar mercancías en barco.

Los contenedores no solo son duraderos (ya que pueden resistir cualquier tipo de clima incluyendo lluvia, viento y humedad) sino que su costo es accesible al tratarse de un material reciclado y son considerados como la materia prima para construcciones, es posible ahorrar en otros materiales, como cemento, ladrillos o madera.

Su tamaño los hace 100% habitables y flexibles para su colocación consiguiendo diseños increíbles de acuerdo a cualquier tipo de necesidad. Las ventajas de utilizarlos para construcción parecen ser muchas más, y estamos siendo testigos de cómo se va volviendo toda una tendencia en pro del planeta.

Los sistemas también deben integrarse a éstas prácticas y se debe pensar en el diseño de cosas como la recolección de aguas grises para camas de jardín, los inodoros de compostaje para reducir las aguas residuales, paneles solares, uso de agua y drenaje, así como la composta de residuos de alimentos en el lugar, porque aunque se trate de cambio pequeño, puede ayudar a reducir significativamente la basura de un hogar en el futuro.

Opciones de arquitectura sustentable hay muchas y resulta increíble pensar que además de ser más económico que una construcción tradicional, también se ahorra a futuro y lo mejor de todo, sin impactos irreversibles para el planeta.

Atrévete a construir diferente y haz la casa de tus sueños de forma responsable con el medio ambiente.